La eurodiputada Teresa Giménez desmonta el feminismo con una charla sobre la “violencia contra el hombre”

La Bajo el título Comprendiendo la violencia contra el hombre, la también antropóloga llamó a científicos y expertos que ofrecieron datos desmontando las teorías feministas y su ideología de género con conclusiones demoledoras: las mujeres eran igual de agresivas en el ámbito doméstico que los hombres,llegando a rozar el mismo porcentaje que los varones. Esta investigación, empíricamente demostrada, ha generado polémica y no menos críticas por parte de las feministas.

Giménez cuenta a Libre Mercado los motivos que la han llevado a celebrar estas ponencias en la Unión Europea y el valor que tienen para la Eurocámara: “En Bruselas estamos continuamente aprobando leyes sobre ciencia, medicina, medio ambiente… Temas tan específicos que, como políticos, podemos no dominar. Por eso, aquí es normal llamar a científicos duchos en la materia para que aporten su visión. ¿Por qué no hacerlo entonces con la violencia en las familias? Continuamente se trata el machismo y votamos leyes que afectan a los ciudadanos. Como mínimo, tenemos que estar informados”, relata la eurodiputada de ALDE a este diario en una videoconferencia desde Bélgica.

En este sentido, la representante española pone de manifiesto “el olvido de la violencia hacia los hombres, adolescentes y niños”. En España, no existen datos oficiales de víctimas masculinas desde 2004, pero tampoco en Bruselas. “A los eurodiputados se les atraganta que exploremos sobre la agresividad de la mujerhacia el varón”, desvela Giménez.

Lo cierto es que los invitados Joaquim Doares, profesor emérito de la universidad Mid Sweden, que ya había participado en un proyecto sobre violencia familiar en Europa financiado por la Comisión Europea, y la neurobióloga española Marta Iglesias dejaron el discurso feminista a la altura del betún.

Violencia entre lesbianas

En el caso de Doares, el catedrático expuso un macroestudio a nivel mundial –Walters, (2011) National Intimate Parnet and Sexual Violence Survey 2010. Finding on Victimitation by Sexual Orientation– que refleja cómo la agresividad de las mujeres hacia los hombres es la misma en los casos de parejas heterosexuales. En esta línea, las relaciones entre lesbianas serían aún más violentas. Una de cada tres mujeres homosexuales (29,4%) habría experimentado algún tipo de violencia física por parte de otra fémina, frente a 1 de cada 4 mujeres heterosexuales (23,7%).

En cuanto a la tipología de las agresiones femeninas analizadas, se dan ataques con cuchillos, patadas, tirones de pelo, acoso, abuso y agresión sexual, estrangulamientos y también uso de pistolas. Las lesbianas serían víctimas de la violencia de sus novias o esposas en un 43,8%. En cuanto a las hembras heterosexuales que sufren violencia en sus relaciones, el porcentaje es menor, un 35%, según apunta el estudio.

Doares aclara que no hay el mínimo interés en dar a conocer un análisis de esta envergadura (se obtuvo mediante una muestra de 500.000 personas de todas las razas y países). El científico incide en la especial atención que debemos prestar a la biología y a la evolución como especie para entender asuntos como el de la violencia.

Y, precisamente, de nuestra historia como homo sapiens, Marta Iglesias desbanca a cualquiera. La joven analista fue la primera autora española en publicar un artículo en la revista Quillette, un título que llamó la atención de la comunidad: Por qué las feministas deben entender la evolución.

Iglesias da una visión ancestral de los orígenes de la violencia y múltiples formas de manifestarse en los géneros femenino y masculino. La científica ahonda en el condicionamiento de nuestra herencia genética en ambos sexos, dando buena cuenta de que las mujeres también son violentas y agreden. Una cuestión que han obviado en absoluto los movimientos feministas que santifican el género femenino dotándolo de un carácter pacífico. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, estas conclusiones no han sido muy bien acogidas en la Eurocámara o, mejor dicho, no han sido recibidas por nadie.

Origen: La eurodiputada Teresa Giménez desmonta el feminismo con una charla sobre la “violencia contra el hombre”- Libre Mercado

Anuncios

Hombre convertido en mujer ahora quiere ser caballo

Ahora quiere ser caballo un hombre convertido en mujer, “Tengo un caballo dentro de mí,” dice el francés. Un documental de 63 minutos rodado en Francia

 

El personaje central de la producción Horse-Being – Ser-caballo – es Karen, de 50 años. Nacido hombre, tenía una vida normal, era profesor, casado y tenía una hija. Cuando decide “asumir” su orientación sexual, había pagado un tratamiento y modificó su cuerpo, pasando a ser mujer.

Ahora, su objetivo es otro. Karen quiere vivir como un animal, más concretamente como un caballo. Él cuenta que esta idea le obsesiona desde que tenía siete años de edad.

Durante una broma en la escuela, el profesor pidió a que los estudiantes jugaran imitando un ‘caballito’. Esta idea de ser un caballo se ha convertido en una fijación para Karen. “Tengo un caballo dentro de mí”, lo resume en algún momento.

El documental muestra que el ex profesor francés participa en el Campeonato que llamaron pony-play. Ella y los otros pretenden ser, de hecho, un animal, están a cuatro patas con una silla en la espalda, trotan y tiran algún tipo de buggy.

El material explora la pregunta que sería un “paso adelante” en el tema de transexuales. En otras palabras, Karen ha decidido no ser más que un hombre y una mujer. Insatisfecho, se prepara para ser un animal. Todo en nombre de la “construcción” de la identidad, es decir, el exterior refleja cómo se “siente” profundamente.

Es verdad que sin los parámetros bíblicos la identidad de género” puede llegar a desvirtuarse hacia cualquier cosa. Ya hay otros u otras que se sienten tigres, han deformado con múltiples cirugías sus cuerpos para parecerse a ellos.

Origen: Hombre convertido en mujer ahora quiere ser caballo

La evidencia del disparate del cambio de género

La Justicia de Holanda rechaza la petición del jubilado que quiso ser 20 años más joven en su DNI

¿Por qué no puedo tener los años que creo que me corresponden?!”.

Hasta cierto punto y en un país donde la libertad sobre el cuerpo de uno mismo está por encima de todo, los jueces le dieron la razón. Sin embargo, le recuerdan que la ley y la jurisprudencia en 2018 aún no permiten cambios en la edad. “Todo tipo de derechos y deberes, como el voto y la educación obligatoria, están vinculados a la edad, mientras que ese no es el caso con el nombre y el cambio de sexo”, dijo la Corte.

Estos límites de edad perderían su importancia si la Justicia accede a la petición de Ratelband, explicaron los jueces en la sentencia. “Además, no ha concretado lo suficiente en su argumento el porqué sufre discriminación por su edad. Hay otras formas de luchar contra ello, que ajustando la fecha de nacimiento. Esto tendría consecuencias en el sistema que no nos gustarían”, señala el veredicto.

No obstante, el tribunal consideró que “está en su derecho de sentirse todo lo joven que quiera y actuar en consecuencia” pero no ve necesario un cambio efectivo en su fecha de nacimiento porque “desaparecerían veinte años de datos en el registro de la sociedad civil y eso tendría todo tipo de consecuencias legales y sociales. La importancia de que los registros contengan información objetiva correcta debe ser primordial”.

Origen: ELMUNDO

Una pareja crea un nieto usando el esperma de su hijo muerto | Salud

 

Una pareja crea un nieto usando el esperma de su hijo muerto

DIARIO EL MUNDO

ALBERTO MUÑOZ

Su hijo, de 26 años, llevaba dos días desaparecido cuando le encontraron muerto tras haber sufrido un accidente de moto. Los padres, una pareja británica “extremadamente rica” ya entrada en los 50 años que le tenía a él como único descendiente, se movieron rápidos a la hora de conseguir dejar un legado que el destino había querido arrebatarles. Poco después de encontrar el cadáver, porque el esperma puede sobrevivir en el cuerpo humano hasta 72 horas después de la muerte, contrataron a un urólogo que, contraviniendo las leyes de Reino Unido, extrajo, congeló y almacenó el semen durante casi 365 días.

“El que lo hizo rompió la ley, igual que quien lo almacenase y lo exportase hasta su destino final”, explica el profesor Alan Pacey, ex director de la Sociedad Británica de Fertilidad. “Si el hijo no estaba siendo tratado en una clínica para tal propósito y no había firmado los consecuentes formularios de consentimiento para la extracción post mortem, todos ellos habrían cometido un acto criminal”.

La familia no quiso arriesgarse a someter la posibilidad de tener un nieto a la decisión que tomase la Autoridad de Fertilidad y Embriología Humana, la HFEA, que no ha sido capaz de confirmar si ha revisado el caso o no, y, tras un año de trámites, decidieron que era el momento de cruzar el charco rumbo a Estados Unidos. Para ello contrataron a un mensajero especializado en traslados médicos con base en Reino Unido que terminaría llevando la muestra hasta la clínica de fecundación in vitro La Jolla, en San Diego, Estados Unidos.

El centro es una referencia a nivel mundial en técnicas de reproducción asistida, así como reconocida por contar con uno de los médicos de mayor renombre y con menos escrúpulos éticos a la hora de aceptar los encargos que se le hacen: el doctor David Smotrich. El obstetra y ginecólogo presume de haber ayudado a multitud de personalidades británicas del mundo de la política, la aristocracia e incluso algunos miembros de bajo perfil de la Familia Real a saltarse las leyes de fertilidad de Reino Unido. Entre ellas, la que prohíbe que los padres elijan el sexo de su bebé.

Artículo completo: Una pareja crea un nieto usando el esperma de su hijo muerto | Salud

Violadores convictos se declaran mujer para ir a cárceles femeninas, y lo consiguen: el caso inglés

¿Cuántos hombretones peligrosos esperan declararse mujer para que los trasladen a cárceles de mujeres?

¿Qué pasa si un violador que está en la cárcel se declara mujer? ¿Lo mandas a una cárcel de mujeres?“, preguntaba en el libro “Mayo del 68” la filósofa feminista Amelia Valcárcel, muy crítica con la ideología de género.

En España no está aun del todo claro, pero parece que en Inglaterra la respuesta ya es que sí.

Y un artículo en el DailyMail intenta contabilizar cuantos hombres (y violadores) podrían acogerse a eso: declararse mujeres para ir a cárceles de mujer. 

Primer factor: opacidad, que no se den datos
La opacidad, la falta de datos, es galopante. El Ministerio de Justicia inglés dice que hay 25 presos “transgénero” en cárceles femeninas, pero se niega a decir si son hombres que se declaran mujeres o mujeres que se declaran hombres. Solo hay 7 prisiones femeninas en estas situación, contarlo no cuesta tanto, pero el Ministerio dice que “no tiene los datos” aunque se lo pidan asociaciones o diputados.

Lo que el Ministerio sí ha confirmado es que no hay ninguna mujer que se declare hombre en las cárceles masculinas. Las mujeres presas que se declaran hombres, por muy hombres que digan ser, no piden su traslado a cárceles masculinas: saben que allí lo pasarían peor.

En cambio, a un hombre que quiera violar mujeres, o a un hombre que simplemente quiere salir de los rigores de la cárcel masculina, declararse mujer para ir a una cárcel femenina le puede resultar muy provechoso.

Hasta ahora se pedía diagnóstico de disforia y 2 años de vida trans
Hasta ahora, en Inglaterra, cambiar de cárcel por cambio de sexo costaba algo de esfuerzo y dedicación. El hombre necesitaba un diagnóstico médico de “disforia de género” y al menos 2 años viviendo “como mujer”, para recibir un Certificado de Reconocimiento de Género. O bien, un certificado de una comisión especial de prisiones.

Pero la Primera Ministra Teresa May (hija de un clérigo anglicano) y su Gobierno están considerando ceder a las presiones de los lobbies transexuales para que baste la autoidentificación de una persona en tal o cual género para que el estado tenga que reconocerlo (ignorando lo que diga la ciencia, la razón o la biología). Los lobbies transexuales y la ideología de género insiste en que no existe la “disforia de género“, que uno es lo que uno declara y quien lo niegue está “patologizando” a los demás.

Por ahora, cada prisión examina cada petición y puede bloquear o permitir traslados, pero esto podría cambiar.

Que el Estado dé los datos para el debate
La bióloga Nichola Williams, portavoz de Fairplayforwomen.com, una plataforma contraria a facilitar estos traslados, explica que “la negativa continuada del Ministerio de Justicia de aportar los datos básicos es infignante; ¿cómo podemos hacer el debate necesario sin ellos?”

Pero su asociación sí ha consultado prisiones y expertos y ha recabado datos y eso ha forzado al ministerio a publicar algunos datos con cuentagotas.

“Incluso estos datos limitados confirman que hay al menos 34 transgénero que son varones-de-nacimiento en tan solo 4 de las prisiones especializadas en criminales sexuales. Nosotros contabilizamos otros 10 adicionales en otras prisiones de crímenes sexuales que el Ministerio no difunde. Eso suma un total de 44 nacidos-varones”. De ellos, 18 están en prisiones de máxima seguridad.

Eso significaría que de los 125 presos “transgénero” (todos hombres que dicen ser mujeres) que hay según el ministerio, el 40% están en prisiones de crímenes sexuales o de máxima seguridad, es decir, es gente muy peligrosa que ha hecho cosas muy graves.

Prisión de mujeres de Bronzefield

Casos concretos de hombretones que dicen ser mujeres, ya en prisiones femeninas
David Rose, el periodista del The Mail on Sunday, cuenta el caso de la prisión de mujeres de Bronzefield en Surrey. Allí está “Jessica Winfield”, “alta, fuerte, muscular”, vestido de flores, gran peluca rubia larga… las otras presas no se atreven a acercarse. Porque “Jessica” es (o, legalmente, fue) Martin Ponting, con cadena perpetua por violar a una niña y a otra hija discapacitada de unos amigos de la familia. Lleva en prisión desde 1995.

Winfield antes estaba en Whitemoor, una prisión masculina de máxima seguridad, para los peores criminales. Pero desde 2006 dijo que “lo pasaba mal por mi sexualidad” y se declaró mujer. En 2016 entró en la cárcel femenina de Bronzerfield.

Dicen al periodista que se ha sometido a cirugía, pero no está claro a cuál, como o cuándo. Tampoco se necesitan genitales masculinos para violar o acosar.

Incluso el “tratamiento completo” es irrelevante
Andrea Albutt, que preside la Asociación de Directores de Prisión, cuenta el caso de un prisionero transgénero sometido “al proceso completo” (o sea, castrado y mutilado) que “a veces era muy femenina, otras veces agresiva, masculina, muy desestabilizante, muy macho, teníamos que ponerla por separado”.

Un caso popular es el de Davina Ayrton, encarcelado (o encarcelada, según la ley) para 8 años en 2016, por haber violado a una chica de 15 años en 2004. Entonces, Davina se llamaba David. Hay una lista de criminales sexuales que ahora dicen ser de otro sexo en Transcrimeuk.com.


Paul Banfield ya se declaraba mujer cuando fue condenado por violar a una chica de 17 años y romper órdenes de alejamiento

Otro ejemplo: Craig Hauxwell, condenado a 14 años por violar a dos chicas adolescentes y por 7 “asaltos indecentes”; cometió los crímenes en 2001 y 2002, pero cuando lo juzgaron en 2016 declaraba ser una mujer llamada Lisa. 

Otro caso: Ross Florida, encarcelado en 2007 por violar dos chicos y una chica. En prisión cambió de sexo, y fue luego puesto en libertad. Cuando volvió a prisión por intentar hacer fotos de una de sus víctimas, lo hizo ya como Nicola Florida.

Nicola Williams insiste: los hechos no son transfobia y deben conocerse para tomar decisiones.

Las presas son mujeres especialmente vulnerables y ya dañadas
“Parecía claro que permitir que criminales sexuales masculinos cambien su certificado de nacimiento para ser mujeres y que puedan ir a prisiones femeninas expone a las mujeres a un peligro real. Las presas son vulnerables. Muchas ya han sufrido violencia masculina o abuso sexual de niñas. Muchas han intentado suicidarse o autolesionarse. Sí, han cometido crímenes, la mayoría no violentos, pero eso no justifica exponerlas a la violencia sexual”.

“Si, como sugiere la Primera Ministra, la ley se cambia para que cualquier hombre que lo desee diga ‘yo ahora soy mujer’ y gane derecho a ser transferido a una prisión de mujeres, las presas no podrían evitar estar encarceladas con machos potencialmente predadores, sexualmente violentos”.

Y los datos demuestran que muchos ya han sido violentos y predadores y que, pese a todo, pueden ir a cárceles de mujeres.

“Este tema tiene que discutirse racionalmente. Los datos no son transfóbicos”, insiste Nichola Williams, científica, bióloga.

Por el momento, ella, su asociación, los diputados que plantean el tema y en general cualquiera que ponga en cuestión el asunto han recibido gritos, insultos, amenazas y descalificaciones: el debate serio no se está dando.

 

Origen: Religionenlibertad.com

Cruda realidad: Van a por nuestros hijos, y ya no disimulan

El ‘lobby gay’, ese colectivo que ha pasado de reivindicar tolerancia a imponer una tiranía, sabe que su esperanza de condicionar la vida social está en el adoctrinamiento de la infancia.

Los medios han convertido en estrellas, halagándolos hasta el infinito, a menores que no solo aseguran pertenecer al sexo contrario al biológico, sino que participan en desfiles como diminutos ‘drag queens’ y tienen canales de vídeo con miles de seguidores. Cómo esto no es perversión de menores y pedofilia institucional es algo que se me escapa.

“¿Por qué tendría nadie que aguantar que a sus hijos les sometieran como ratas de laboratorios a estos experimentos ideológicos?”

Hace poco, un menor -por pocos años- cometió un atroz asesinato de detalles especialmente espeluznante, pero no puede ir a prisión por eso, porque es menor. No es imputable en el mismo grado que un adulto, igual que no puede votar, ni fumar, ni beber alcohol, ni conducir.

Sí puede, en cambio, abortar contra la opinión de sus padres o decidir que su ‘verdadero’ género es el contrario al que indican sus cromosomas, algo que sabe le pondrá de moda y le ganará el aplauso de las élites culturales.

No sé, pero yo diría que aquí hay algo sospechoso, ¿no les parece?

Es, naturalmente, ironía: no hay nada que sospechar, porque todo es claro como el día. El ‘lobby gay’, ese colectivo que ha pasado de reivindicar tolerancia a imponer una tiranía mediática de la que este grupo ha sido tanto testigo como víctima, sabe que su esperanza de seguir condicionando la vida social está en el adoctrinamiento de la infancia.

“La educación obligatoria ha pasado de ser una bendición que nos iguala y nos permite prosperar a convertirse en un laboratorio orwelliano”

Actuall se hizo recientemente eco de la hazaña, a finales del mes pasado, de un padre de Madrid que consiguió frenar los talleres LGTBI en el colegio público de su hijo, alumno de 6º de Primaria. Una de las actividades consistía en que los niños cambiaran su sexo y fingieran los niños ser niñas y las niñas, niños. ¿Por qué tendría nadie que aguantar que a sus hijos les sometieran como ratas de laboratorios a estos experimentos ideológicos?
Desgraciadamente, es solo un padre, solo en una ocasión. Y la apisonadora seguirá adelante.

Origen: Cruda realidad / Van a por nuestros hijos, y ya no disimulan

CitizenGO presenta miles de firmas en Washington contra la agenda LGTBI de la OEA

La OEA celebra los 70 años desde su creación y su 48 asamblea bajo cuestionamiento por su deriva ideológica y el abandono de cuestiones más importantes.

Este lunes 4 de junio la organización CitizenGO hará entrega de miles de firmas en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington contra la intención de este organismo de imponer la agenda LGTBI en toda la región.

Durante la 48 Asamblea General de la OEA se pretende aprobar una resolución de Derechos Humanos en la que se hace especial hincapié en la agenda LGTBI presentando al grupo LGTBI como “vulnerable” y, por tanto, sujeto de “especial atención”.

Además, el texto de la Asamblea General de la OEA anima a los estados a monitorear la homofobia y la transfobia para, supuestamente, garantizar los derechos de las personas LGTBI. También se felicita por la respuesta de la Corte Interamericana de Derechos Humanosque considera que el matrimonio entre personas del mismo sexo es obligatorio para todos los estados del sistema y se considera que la orientación sexual y la identidad de género forman parte de la Convención Americana de Derechos Humanos y por lo tanto de su control de convencionalidad.

La ciudadanía se manifestó alto y claro en todos los países en la defensa del derecho de los padres a educar a sus hijos frente a la pretensión del adoctrinamiento LGTBI en las escuelas

“La orientación sexual e identidad de género no forman parte de la Convención. Al contrario, la Convención Americana de Derechos Humanos hace referencia explícita al matrimonio entre hombre y mujer. Retorcer la Convención por intereses ideológicos radicales y minoritarios no ayuda a reforzar la institucionalidad, el estado de derecho y la protección de los derechos Humanos”, ha señalado Luis Losada, director de campañas de CitizenGO para Latinoamérica.

Losada ha recordado, además, que “la ciudadanía iberoamericana se manifestó alto y claro en todos los países en la defensa del derecho de los padres a educar a sus hijos frente a la pretensión del adoctrinamiento LGTBI en las escuelas”. Y ha añadido que “el pueblo también se manifestó en la defensa de su soberanía frente a la pretensión injerencista de la Corte de la San José. La práctica totalidad de las asociaciones profamilia del subcontinente americano firmaron el Manifiesto por la soberanía de los estados en defensa del matrimonio, la familia y sus propios derechos como países democráticos”, ha apuntado el director de campañas de CitizenGO.

Losada ha adelantado que éste será el mensaje esencial que trasladarán los miembros de CitizenGO en el encuentro que mantendrán este domingo con el secretario general de la OEA, Luis Almagro. “Es el mismo mensaje que trasladaremos a la opinión pública”, ha concluido.

Origen: CitizenGO presenta miles de firmas en Washington contra la agenda LGTBI de la OEA

Canadá, la autodestrucción de un país infectado por el virus de la ideología de género

 

Canadá es una de las principales potencias económicas del mundo. Con sus casi 36 millones de habitantes el país norteamericano presume de ser miembro del G-8, el selecto grupo de países más industrializados.

Es además, según el Fondo Monetario Internacional, la décima economía del mundo y la duodécima en renta per cápita, según el Banco Mundial. Es a los ojos del mundo un país próspero regido por un político joven y moderno, el liberal Justin Trudeau (45 años).

Sin embargo, la realidad de Canadá es que ya está dominado completamente por la ideología de género y la dictadura del relativismo convirtiéndose así en un verdadero referente de la deriva de Occidente.

Trudeau se ha empeñado en hacer un rediseño social del país cuyas consecuencias serán (y están siendo) nefastas para Canadá. Los ejemplos abarcan desde la salud a los símbolos nacionales pasando por el sentido común que debería regir en un país.

Unas políticas que además se ven avaladas por un sistema judicial igualmente infectado por estas ideologías.

Uno de los ejemplos que mejor refleja el sometimiento de un país como Canadá a la ideología de género es el hecho que el Gobierno de Trudeau haya accedido a cambiar la letra del himno nacional para sea de “género neutro” y así no discrimine a ninguna persona.

Con esta cesión al lobby LGTBI aun reciente se ha hecho pública una sentencia del Tribunal Supremo que pone la piel de gallina. El fallo de la Corte Suprema, con seis votos a favor y únicamente uno en contra, considera que muchos actos sexuales con animales, es decir, de bestialismo o zoofilia, son legales en el país. El único límite que ponen los jueces es la penetración. Por ello, cualquier relación entre un hombre y su perro está avalada por la Justicia canadiense.

Canadá no se puede únicamente convertir en un país peligroso para las mascotas sino también para sus propios habitantes pues el gobierno canadiense ha preparado una ley de suicidio asistido de las más radicales del mundo

Pero Canadá no se puede únicamente convertir en un país peligroso para las mascotas sino también para sus propios habitantes pues el gobierno canadiense ha preparado una ley de suicidio asistido de las más radicales del mundo.

Una ley que no considera que el suicidio asistido y la eutanasia sean una mala praxis médica por lo que no contempla la objeción de conciencia para los médicos que se opongan a ayudar a matar a un paciente traicionando así el juramento hipocrático que hicieron.

Y como ocurre siempre en asuntos como la eutanasia lo que se legisla supuestamente para casos muy concretos rápidamente se acaba ampliando hasta generalizarse. Y es lo que en Canadá pretende hacer Unicef, la autodenominada ONG de los ninos, que ha pedido que los menores que la organización considera “maduros” puedan ser también beneficiarios de este tipo de muerte.

Pero en Canadá no sólo supone un peligro caer gravemente enfermo pues otro gran problema puede ser el poder llegar a nacer. En este país considerado moderno ocurre un hecho gravísimo que evidencia su realidad: el aborto selectivo de ninas. Miles de fetos de sexo femenino han sido abortados por el hecho de serlo después de que sus padres, provenientes de países en los que esta práctica es más común, utilizaran los servicios sanitarios canadienses para acabar con su vida al saber que eran ninas.

Y si en Canadá uno logra nacer y no caer enfermo debe tener cuidado para no dar con sus huesos en la cárcel si se le ocurre cuestionar la dictadura de la ideología de género.

Y si en Canadá uno logra nacer y no caer enfermo debe tener cuidado para no dar con sus huesos en la cárcel si se le ocurre cuestionar la dictadura de la ideología de género.

El primer ministro Justin Trudeau ha anunciado una reforma del Código Penal para que se prohíba criticar la transexualidad a pesar de las numerosas evidencias médicas y científicas que alertan de los efectos del ‘cambio de sexo’ y que se traduce en un alto porcentaje de depresiones y suicidios. Hasta tres años de cárcel contempla el proyecto que prepara el liberal canadiense.

Esta persecución auspiciada por el lobby LGTB tiene ya otro precedente en el país. Entre las leyes de Canadá existe ya una en que tampoco permite las críticas a la homosexualidad y que se ha cobrado algunas víctimas. Es el caso de un predicador que fue condenado en 2013 por el Tribunal Supremo por distribuir panfletos en el que censuraba las prácticas homosexuales.

Origen: Canadá, la autodestrucción de un país infectado por el virus de la ideología de género – Actuall